Local agradable y cuidado de estética clásica. La decoración rústica -enmarcada en el estilo propio del caserío vasco- se combina con elementos de diseño moderno, creando así algo diferente y original. Una impresionante vidriera firmada por el conocido pintor vasco Valentín de Zubiaurre le da el toque de distinción y señorío que caracteriza al Restaurante Garai.

Amplios ventanales sitúan al comensal ante el incomparable marco de los montes y valles durangueses.

La decoración con sus materiales nobles y la luminosidad de las salas, así como la distribución de las mesas, hacen del Restaurante Garai un lugar cálido y acogedor donde disfrutará de una magnífica cocina.

Muebles sobrios, adecuada iluminación, discretos adornos,... una decoración apropiada que no resta protagonismo a la comida.

GALERÍA DE FOTOS